Skip to main content

You are here

Sobre OCHA ROLAC

América Latina y el Caribe es una región extremadamente vulnerable frente a los desastres. Las frecuentes inundaciones, huracanes y terremotos afectan a la capacidad de resiliencia de las comunidades y la ya alta incidencia de desastres en la región se espera que aumente, en parte debido al cambio climático y a la degradación del medio ambiente relacionado con la rápida urbanización de la región.

Todos los países de América Latina y el Caribe están en riesgo de ser afectados por fenómenos naturales y la tercera parte de su población vive en zonas de alto riesgo de desastres, sobre todo debido a los fenómenos meteorológicos. Muchos de los desastres en América Latina y el Caribe son de escala relativamente pequeña y no aparecen en los titulares de medios internacionales, sin embargo, causan un impacto económico y humanitario significativo.

Además, América Latina y el Caribe es una de las regiones más desiguales del mundo y los países deben luchar contra la pobreza generalizada, el malestar social, los conflictos armados y la violencia. La región también se caracteriza por el aumento de la violencia social y la delincuencia organizada. Esta tendencia puede provocar que las necesidades humanitarias aumenten en la región y el acceso humanitario se haga más difícil.

Dónde trabaja OCHA en la región

Con sede en Panamá, la Oficina Regional de OCHA para América Latina y el Caribe (OCHA - ROLAC) abarca 42 países y territorios, y apoya las oficinas nacionales de OCHA en Colombia y Haití, que trabajan en contextos humanitarios muy específicos.

Dado el gran tamaño de la región, el personal de la OCHA - ROLAC no está basado solo en Panamá. OCHA – ROLAC cuenta actualmente con cerca de 40 trabajadores humanitarios en 12 países (como México, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Honduras, República Dominicana, Ecuador, Perú y Bolivia) que prestan apoyo a los gobiernos y a los actores humanitarios y son la primera línea de apoyo en la preparación frente a desastres y en la respuesta a los mismos.

Actualmente, OCHA - ROLAC tiene siete Asesores Nacionales de Respuesta a Desastres (NDRA por sus siglas en inglés) que representan OCHA a nivel de país y apoyan a los socios nacionales en la preparación y respuesta de emergencia. Además, OCHA - ROLAC tiene nueve Asistentes de Información Redhum en toda la región que trabajan en estrecha colaboración con otros actores nacionales promover las mejores prácticas, los conceptos y los principios de gestión de la información y poner a disposición pública la información humanitaria en el sitio web regional Redhum.org.

OCHA en al región

OCHA - ROLAC tiene como objetivo fortalecer la preparación y respuesta ante desastres en la región, en estrecha colaboración con sus socios humanitarios y las contrapartes de gestión de desastres.
Desde su creación en 2003, la OCHA - ROLAC ha contribuido significativamente a aumentar la capacidad de respuesta de primera línea en la región, a mejorar la preparación y la respuesta de la comunidad humanitaria y al fortalecimiento de la capacidad de los países para trabajar eficazmente con los socios internacionales.

A nivel regional, OCHA coordina el Grupo de Trabajo de Riesgo, Emergencias y Desastres (RedLac) que facilita una preparación interinstitucional más coherente desde el nivel regional a nivel de país. Para todos los miembros, la participación de los líderes regionales de los grupos sectoriales (también llamados clusters) está jugando un papel importante en facilitar la comprensión y el desarrollo de mecanismos apropiados a la hora de responder a emergencias.

A nivel de país, OCHA - ROLAC ha apoyado la creación de los Equipos Técnicos de Emergencias de las Naciones Unidas (UNETE) en 23 países. Estos equipos ofrecen un valor añadido propio en el fortalecimiento de la capacidad de los sistemas nacionales de las Naciones Unidas en momentos de crisis. En once países de la región, la estructura UNETE se ha convertido en los Equipos Humanitarios de País (EHP). Los EHP se componen de miembros del personal de las agencias de la ONU, ONGs, donantes y socios de los gobiernos. Todos ellos aprenden y se apropian de conceptos, herramientas y mecanismos de preparación y respuesta a desastres, con el apoyo de OCHA - ROLAC.

Algunos de los principales retos que OCHA – ROLAC afronta en la región son: el aumento de la vulnerabilidad de la población debido a un número cada vez mayor de fenómenos naturales adversos, junto con la pobreza, la desigualdad económica y la violencia extrema, los cambios radicales en los gobiernos cada 4 a 5 años y la proliferación no coordinada de organizaciones que trabajan en la respuesta a desastres.